CINE

Películas estrenadas en 2017. Destacar dos películas excepcionales.

Paterson (EEUU 2016), del director Jim Jarmusch. La historia contada de forma sencilla, nos va descubriendo como un conductor de autobús, va creando sus propios poemas, todos ellos inspirados en detalles cotidianos.

Paterson es capaz de encontrar la belleza en una vida, rutinaria y simple. La decoración de la casa del protagonista, en blanco y negro, da sensación de movimiento, el director nos muestra un ritmo y una rima interna, dentro del hogar del protagonista y su pareja. Su mujer, Laura, representa la creatividad, la inocencia y la ilusión, construyen juntos una relación alejada de los tópicos, de los aburrimientos y de los problemas comunes que van minando la convivencia de la mayoría.

Marvin, el perro de Laura, juega un papel importante en la película; con personalidad propia, tiene su sillón en un lugar relevante de la vivienda, y  dos simpáticos retratos de su cara; pero sobre todo lo esencial es la relación entre él y Paterson, con tintes cómicos y tiernos contemplamos la rivalidad y los celos que existen entre ambos, por su amor a Laura.

El director utiliza recursos poéticos como metáforas, como por ejemplo la similitud del dueño del bar y Marvin, el bóxer inglés; o la continua aparición de gemelos o gemelas, a modo de rimas consonantes; o los estribillos, como cuando se estropea el autobús, y una misma frase la dice primero un niño, posteriormente Laura y finalmente el dueño del bar.

Paterson disfruta de su trabajo, escucha a las conversaciones de los pasajeros del autobús que conduce, y esto le inspira, le hace sonreír y disfrutar de un trabajo que para otros sería pura monotonía.

Laura, Paterson y Marvin, llevan una vida simple, sencilla, alejada de los patrones mayoritarios, logrando construir una vida tranquila e incluso feliz.

Bajo la arena (Dinamarca, 2015), del director Martin Zandviliet

Bajo la arena, narrada a través de unas imágenes de una enorme belleza, y dentro de una tensión cruel, el director nos cuenta una historia basada en un hecho histórico poco conocido, el referido a la Alemania nazi que  levantó, el Muro Bretaña,  colocando minas terrestres en la costa de Dinamarca, y  al finalizar la guerra, prisioneros alemanes -la mayor parte de ellos niños, algunos de tan solo trece años de edad- fueron obligados a desactivar las minas. Este suceso iba en contra de los principios establecidos en la Convención de Ginebra de 1929, en la que se prohibía que los prisioneros de guerra realizaran trabajos forzados o de naturaleza peligrosa.

Muchos de estos chicos quedaron mutilados y perdieron su vida. La película discurre con silencios más desgarradores que cualquier grito, a la par, que nos va mostrando como las que fueran víctimas de los nazis, llevados por el rencor, el odio y los resentimientos son ahora los verdugos.  El director de la película explica que el eje temático gira en torno a  aquellos seres humanos que pasan del  odio al perdón

Advertisements

About Azul, verde y a veces gris

Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. Licenciada en Criminología por la Universidad Europea de Madrid. Máster en Perturbaciones de Audición y Lenguaje por la Universidad Autónoma de Madrid. Profesora de Educación Secundaria en Comunidad de Madrid. Jefa del departamento de Orientación en un instituto público de Madrid. Coautora del libro "Películas para trabajar en el aula" (2012). Autora del libro "Educando con cine" (2017)
This entry was posted in cine and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s