Trondheim, en otoño.

 

Trondheim, en otoño.

 

Trondheim es una ciudad noruega, que durante un breve periodo de tiempo de la Edad Media, fue la capital del país. Cuenta con una universidad de Ciencia y Tecnología que es una de las más importantes del norte de Europa. Su población que no llega a los doscientos mil habitantes  es la tercera ciudad más importante del país.

Esta es mi  segunda visita a la ciudad, la primera vez fue en verano y  de esto, ya han transcurrido cinco años. El motivo de esta escapada era visitar en compañía de mis hijos, a uno de sus hermanos que estudia allí,

Trondheim está situada en un fiordo, junto  el río  Nidelva que divide la ciudad en dos. Se puede cruzar de una orilla a otra, a través de sus numerosos puentes, el más famoso es el Puente Viejo, construido de madera, lugar desde donde se pueden contemplar las antiguas casas de tablones pintados  de diferentes colores, todas ellas   están sujetas dentro del agua por filas de palos de madera… Las aguas del río son tan limpias y cristalinas que se convierten en un espejo, en cuyas aguas se relejan las coloridas casitas, como si fueran un cuadro de acuarelas impresionista.

 

No hay que dejar de pasear por las orillas del río en otoño, caminar entre los árboles con sus hojas pintadas de tonos amarillos, ocres y rojizos, poder  contemplar  en sus aguas los reflejos de la catedral, las casitas y los árboles, con una  simetría, tal y como si doblaras una hoja de papel y al juntar ambas partes ambas imágenes quedaran perfectamente calcadas.

Trondheim cuenta con la catedral de Nidaros, una de las más importantes de Noruega, es de estilo gótico, con influencias inglesas y vestigios románicos. Se encuentra rodeada  de las losas de piedra que forman el cementerio. La imagen del otoño nos ofrece la visión  de edificio solemne  rodeado de un verde prado, salpicado de lápidas grises cubiertas de hojas doradas, anaranjadas y carmines, como en aquellas  leyendas que nos describían los escritores románticos del siglo diecinueve.

 

Subimos hasta la  fortaleza, desde allí  pudimos contemplar las más hermosa vistas de la ciudad, las numerosas casitas agrupadas en las colinas, la curva del río, las verdes y oscuras montañas, y al fondo el  fiordo azul grisáceo. La fortificación contaba con vestigios del castillo, los cañones, las caballerizas…, pero lo que resultó curioso era que  entre las esculturas, resaltaba la figura de una misma niña que se repetía en diferentes situaciones, llorando sentada en el marco de una ventana, jugando al escondite apoyada en el tronco de un árbol…

 

A  continuación nos dirigimos a la universidad,  situada en un alto, su lema es Conocimiento para un mundo mejor. En ella estudiaron tres premios Nóbel, uno de medicina, otro de química y otro de física.

 

Los noruegos como todos sabemos son altos, los hay rubios, bastante rubios,  muy rubios e incluso de rubio casi blanco;  aunque muy de vez en cuando se cuela un pelirrojo, les atrae llevar barba más que a los españoles, y también hay más hípsters en comparación con  Madrid. Les gusta mucho pasear, correr y montar en bici, rara vez les verás usando el paraguas, recibir las gotas de lluvia sin más,  forma parte de la aceptación y adaptación a su clima. Son personas en general cuya felicidad no se corresponde con la frase de Bauman : “En el mundo actual todas las ideas de felicidad acaban en una tienda”, para ellos la felicidad se encuentra en disfrutar, respetar , cuidar y amar a la naturaleza.

Sus casas, en su mayoría construidas de madera están pintadas de vivos colores, tienen grandes ventanales, las decoran de forma  sencilla y funcional, pero con unos detalles que las hacen ser muy bonitas, y  muchas de las que disponen de  jardín no cuentan con vallas o son muy pequeñas.   Parecen, tal y como, de niños nos imaginábamos que eran  las casa de los cuentos.

A veces cuando paseas, puedes contemplar el interior de sus viviendas, carentes de persianas y visillos,  miras con cierto pudor, tal vez intentando descubrir o ratificar si sus vidas son tan idílicas como nos las imaginamos.

Uno de los días cogimos el autobús a Lade, un pueblo con  aguas saladas y  azuladas que iban cambiando de color a cada rato, azul gris, verde gris, gris y muy gris. Caminamos por un  hermoso campo de otoño rodeando el  fiordo con forma de playa,  vimos una ardilla roja, no rubia, encontramos casas con tejados tan verdes y con tanta hierba que crecían las plantas e incluso los  árboles. Descubrimos una casita de listones negros con los bordes verdes, olía a tartas y bizcochos recién hechos, y cómo si fuéramos Hansel y Grêtel, entramos. Allí comimos, sentados junto a las  ventanas que daban   al mar. La decoración era austera y fiel a su pasado, retratos de los dueños, algunos muebles de antaño, en la parte de arriba, las mesas de madera tenían un cristal para proteger la encimera, debajo del cual estaban páginas de periódicos de hace dos siglos.

Estos días pasaron veloces, no nos fuimos sin comer el sabroso salmón salvaje; sí regresamos un poco más pobres, porque el nivel de vida de allí es muy alto;  también vuelves algo triste porque dejas un hijo allí y aunque esté contento,  le ves más delgado y sabes que pronto sus días apenas tendrán luz y que se hartará de ver tanta nieve, entonces  echará de menos el sol y quién sabe si también un poco a nosotros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

About Azul, verde y a veces gris

Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. Licenciada en Criminología por la Universidad Europea de Madrid. Máster en Perturbaciones de Audición y Lenguaje por la Universidad Autónoma de Madrid. Profesora de Educación Secundaria en Comunidad de Madrid. Jefa del departamento de Orientación en un instituto público de Madrid. Coautora del libro "Películas para trabajar en el aula" (2012). Autora del libro "Educando con cine" (2017)
This entry was posted in Viajes. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s