Javier, Nicolás y la san Silvestre vallecana

 

Javier, Nicolas, Pablo y la San Silvestre Vallecana

La carrera de San Silvestre Vallecana, empezó a celebrarse en 1964, la idea partió de Antonio Subugueiro, que quería despedir el año con  una carrera nocturna atravesando Madrid. En la primera carrera que se celebró participaron cien personas, de las cuales solo cincuenta y siete llegaron a la meta. Actualmente es la carrera más popular y una de las más queridas por la gente.

 

Este es el primer año que acudo a verla, por una razón especial e importante, mis hijos mayores, Javier y Nicolás, formaron parte de los 42000 corredores que realizando el  recorrido de 10 kilómetros. Todo el dinero recaudado se donará para la investigación del cáncer infantil. El 31 de diciembre del año siguiente de nuevo volví a presenciar la maratón, en esta ocasión era mi hijo pequeño, el que participaba.

 

La alegría y emoción de los corredores se transmitía con facilidad, entre todas las personas que acudíamos a animar y a disfrutar del espectáculo de ver correr a gentes de todas las edades, sexos, razas, culturas, religiones y niveles sociales. Muchos de ellos cuando alcanzaban la meta, entraban de la mano, amigas, amigos, parejas, padres e hijos, abuelos y nietos…

 

La mayoría corrían con sus camisetas oficiales, pero había muchos que iban disfrazados, algunos a pesar del esfuerzo aún les quedaban ganas de correr cantando…

 

Contemplaba con orgullo cuantas personas eligen acabar el año de una forma tan sana, compartiendo  su esfuerzo con  alegría y satisfacción. Entre los participantes mientras corren, chocan sus manos, se sonríen, se dan ánimo. No es una carrera para competir, sino para acompañar las últimas horas del año compartiendo algo que a todos les hace sentirse bien. Hay   personas que corren todos los años,  algunos de ellos son aficionados otros profesionales, lo que menos importa es el nivel, algunos compiten consigo mismo, intentado mejorar el tiempo que hizo en la carrera del año anterior. Lo que dicen todos es que una vez que corres la san Silvestre, repites.

 

Mis hijos comentan que la sensación de  cruzar todo Madrid, corriendo, es indescriptible… Partieron del estadio del Santiago Bernabéu,   y finalizaron en el Campo de fútbol de Vallecas, recorrieron las calles de Concha Espina, María de Molina, Diego de León, Serrano, el Paseo de Recoletos, la avenida de la Albufera… a pesar que comenzaron la carrera empapados por la lluvia, califican la experiencia como una fiesta, en la que  se descarga mucha adrenalina.

 

Y llegaron … satisfechos, emocionados, cansados y ¡ brillaban!. ¡Y cómo no!, no faltó la típica pregunta: ¿Y el año que viene la san Silvestre , otra vez?. No dudaron: Sí, claro que sí, otra vez.

 

 

 

 

Advertisements

About Azul, verde y a veces gris

Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. Licenciada en Criminología por la Universidad Europea de Madrid. Máster en Perturbaciones de Audición y Lenguaje por la Universidad Autónoma de Madrid. Profesora de Educación Secundaria en Comunidad de Madrid. Jefa del departamento de Orientación en un instituto público de Madrid. Coautora del libro "Películas para trabajar en el aula" (2012). Autora del libro "Educando con cine" (2017)
This entry was posted in Reflexiones. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s