Call me by your name

 

Call me by your name” de Luca Guadagnino.

 

La película de Luca Guadagnino está basada en la novela del mismo nombre de André Aciman.

 

 

Call me by yor name, transcurre en el verano de 1983, en un hermoso pueblo de Lombardía.

La sensación de calma, belleza, sosiego estival se transmite al espectador,  con mucha naturalidad, a través de los paseos por el campo en bicicleta, los baños en el río, el sonido de las cigarras, la luz  del sol que invita a tumbarte o leer, la luz de la luna brilla  en las oscuras noches de baile o en medio de aquellas noches  que incitan a buscar  lugares secretos en el bosque para bañarse o besar…

 

Días en las que Elio, un chico de 17 años, inteligente, sensible y culto, los disfruta con la lectura, componiendo e interpretando música. Días en los que se recrea y goza de la naturaleza. Días que se suceden  respirando la tranquilidad y la belleza de la casa del s.XVIII donde pasa sus vacaciones. Un día de  entre esos días.  llega a su casa Oliver, un joven de casi 30 años, que va ser el  asistente de su padre, y surge una historia de amor entre los dos, llena de sensualidad. Elio se prueba así mismo manteniendo relaciones con una amiga, aunque sabe que ama a Oliver, pero necesita  conocerse, descubrirse a sí mismo, saber quién es, que siente y hacia quién.

 

Los padres de Elio son dos intelectuales, el padre profesor e investigador de la cultura greco romana y la madre traductora. Resulta un momento mágico,  cuando Elio con sus padres, los tres muy juntos, muy pegados, escuchan y disfrutan de la lectura y traducción en voz alta que hace la madre  de Heptamerón que habla sobre el  desvelar o no nuestros sentimientos. “¿Es mejor hablar o morir?” cita el cuento. ¿Es preferible callar nuestros amor o vivirlo?.

 

 

Lo mejor de la película es la conversación magistral del padre con su hijo sobre la vida y el amor, por ser  tan de verdad, tan emotiva, tan de dentro que traspasa las entrañas: ”Ahora mismo quizás no quieras sentir nada. Quizás nunca deseaste sentir nada. Y quizás no es conmigo con quien quieres hablar de esto”. Oliver es bueno, tú eres bueno” “Tuvisteis una hermosa amistad. Quizás algo más que una amistad. Y te envidio. En mi lugar,  la mayoría de los padres habrían querido que vuestra historia desapareciese o rezarían para que sus hijos volvieran a poner los pies sobre la tierra. Pero yo no soy ese tipo de padre. En tu lugar, si hay dolor cuídalo. Y si hay una llama, no la apagues. No seas bruto con eso. Nos arrancamos tanto de nosotros mismos con tal de curarnos lo más rápido posible, que cuando cumplimos los treinta ya estamos quebrados, y cada vez tenemos menos  que ofrecer cada vez empezamos con alguien nuevo. Pero obligarte a no sentir para dejar de sentir…¡Qué desperdicio!” “Nuestros corazones y cuerpos se nos regalan una vez en la vida. Antes de que te des cuenta tu corazón ya está gastado” “Ahora sientes tristeza, dolor, pero no lo mates, ni con ello el placer que has sentido”. Sorprende también que el padre le confiese que envidia  el amor que está viviendo su hijo, que él jamás lo ha vivido, revela que   cuando se le presentaron  las ocasiones lo escondió o reprimió; con los años ocultar o no vivir los sentimientos, endurece al corazón; entonces el hijo le pregunta:”¿Lo sabe mamá?, y el padre le contesta  No. Recalco que sorprende porque la imagen que dan como pareja los padres parece de amor, de sentimientos recíprocos;  se descubre que para el padre no es así. La conversación no es solo lo que el padre le dice, si no también como se lo dice, la comunicación no verbal y verbal entre ellos  emociona.

 

Otra escena metafórica y cargada de erotismo, es la del albaricoque, la misma fruta con que el padre de Elio pone a prueba a Oliver, con respecto a la etiología de esa palabra.

Resaltar la frescura y musicalidad que producen las conversaciones donde se mezclan varios idiomas inglés, francés e italiano.

 

Call me by your name. es una historia de amor más allá de que se base en una relación homosexual, cualquier persona enamorada habrá podido experimentar lo que viven los protagonistas. Quien no se ha identificado  con la secuencia  de estar mirando constantemente el reloj, con el deseo de que las horas transcurran veloces, para que llegue de una vez, la hora  de encontrarse con la persona que se ama.

 

El primer amor de Elio, y una historia de amor inolvidable para los dos protagonistas, pero triste por no poder ser, seguramente porque transcurre en el siglo pasado y por  el sentimiento religioso del judaísmo, ambos aspectos  imperan sobre los sentimientos, tal vez o tal vez no, a Elio le termine pasando como a su padre, el llevar una vida cómoda junto a una mujer maravillosa, pero que no ama.

.

 

Todo sucede al ritmo de los veranos de antes, largos, con el discurrir del   tiempo más lento, mostrando con  visualizaciones bellas y cuidadas al detalle la casa, el pueblo, el campo…,  acompañándolo  de una excelente música.

Advertisements

About Azul, verde y a veces gris

Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. Licenciada en Criminología por la Universidad Europea de Madrid. Máster en Perturbaciones de Audición y Lenguaje por la Universidad Autónoma de Madrid. Profesora de Educación Secundaria en Comunidad de Madrid. Jefa del departamento de Orientación en un instituto público de Madrid. Coautora del libro "Películas para trabajar en el aula" (2012). Autora del libro "Educando con cine" (2017)
This entry was posted in cine. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s