The Florida Proyet

florida-project-the-2017-008-halley-and-moonee-on-bed_NoticiaAmpliada

 

The Florida Project

 

 

The Florida Project es una película de Sean Baker, que se centra en la vida de una niña de seis años,  Moonee, que pasa el verano feliz y contenta, a pesar vivir en una situación de pobreza.

La trama de la película discurre en una de las carreteras que conducen a Walt Disney, que están llenas de moteles, los cuales  han cambiado de función, han  pasado de ser un alojamiento para  turistas, a convertirse en   vivienda de gente con escasos recursos.

 

A través de los ojos de Moonee, percibimos que aunque su vida tiene un montón de carencias, su imaginación y sus ganas de descubrir cosas, hacen que sea una niña divertida y feliz. Cuenta con el amor de su irresponsable e inmadura madre, de veintidós años, que juega un papel más de amiga o hermana mayor, y con el cuidado del gerente del motel, que es lo más parecido a tener un padre.

 

El director se inspiró en la fuerte impresión que le causó percibir  el  contraste de encontrar a niños jugando en la carretera, a pocos minutos del parque temático de Disney. Para la realización de “The Florida Project”, Sean Baker se alojó en algunos moteles de la zona donde posteriormente rodó su película, a la vez que preguntó a la gente que allí vivía si querían participar o  contar su historia.

 

Hay tantas escenas de las que se podría comentar tanto…, el maravilloso árbol de Moonee, que como ella dice “Este es mi árbol preferido porque aunque está roto sigue creciendo” ;  o la escena en la que  Bobby, el gerente o más bien el ángel de la guarda de los niños del motel,  espanta aun posible pedófilo; o cuando se muestra  la vergonzante incongruencia de casas grandes, abandonadas y deshabitadas justo en  frente  de  familias que mal viven en una sola habitación de un sucio y cutre motel de carretera; o cómo la madre consigue celebrar el cumpleaños de la amiga de su hija, creando la ilusión de que los fuegos artificiales son para ella; o cuando  los niños juegan y brillan, bajo el ruido constante de fondo de los helicópteros que se alquilan para los turistas ; o como Moonee aparentemente no se entera de nada tanto cuando acompaña a su madre a los Servicios Sociales, como cuando está en la bañera jugando con sus muñecos, mientras su madre… Y otra escena llena de ingenuidad y conmovedora es cuando Moonee y su amigo Scooty le presenta a la niña nueva, cómo son sus vecinos:

El hombre que vivió aquí luchó en algunas guerras/ Y él bebé cerveza. Este tipo tiene una enfermedad que hace que sus pies  sean grandes./ ¡Y nadie usa el ascensor porque huele a orienes!… /El hombre que vive aquí es arrestado muchas veces/ Esta …esta mujer de aquí piensa que está casada con Jesús.

 

Moonee y sus amigos hacen travesuras, son pícaros, tiran eructos y escupitajos, y en muchas ocasiones mal hablados y desafiantes, reflejo de lo que escuchan y ven en sus casas, más nunca se les ve tristes. A través de los ojos de una niña, comprobamos lo que sabemos desde siempre,  que los niños se divierten con poco, no es necesario crear la obligación de que para disfrutar hay que consumir y comprar una entrada a Disney.

 

El director consigue que el espectador vea lo que la niña no ve, una realidad triste, la desdicha  y decadencia de los adultos, la marginalidad, el sobrevivir sin esperanza, los riesgos y peligros que les esperan a esos niños cuando dejen serlo.

 

El reparto de actores es buenísimo, felicitar al director por su habilidad para dirigir a los niños y haber sabido sacar lo mejor de ellos mismos sin que pierdan su espontaneidad. El resultado es una película, con cierto toque documental,  que nos acerca con humanidad, simpatía  y  ternura a la infancia de tantos niños vulnerables y postergados, que viven, a pesar de todo, de forma radiante de su infancia.

 

Sabemos cómo es Moonee, en su infancia,  donde vive  su propia realidad como un cuento, no es difícil  imaginar cómo podría ser su adolescencia en esas mismas circunstancias, pero la realidad se impone, no se puede ir engañando al día a día, y ese momento llega, Moonee llora por primera vez, le despiertan de su buen sueño, y es entonces cuando con su amiga, tienen que correr y correr, ya no son suficientes sus fantasías, necesita llegar al parque pero no al de verdad, sino a un  parque falso, artificial, forzado  e irreal, a un parque temático

Advertisements

About Azul, verde y a veces gris

Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. Licenciada en Criminología por la Universidad Europea de Madrid. Máster en Perturbaciones de Audición y Lenguaje por la Universidad Autónoma de Madrid. Profesora de Educación Secundaria en Comunidad de Madrid. Jefa del departamento de Orientación en un instituto público de Madrid. Coautora del libro "Películas para trabajar en el aula" (2012). Autora del libro "Educando con cine" (2017)
This entry was posted in cine. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s