La personalidad narcisista. “Jezabel” de Irene Némirovsky.

 

La personalidad narcisista. “Jezabel” de Irene Némirovsky.

 

Cuando hablamos de los trastornos de la personalidad, generalmente la mayoría piensa en la personalidad asocial, antisocial, conocida como psicópata. Quiero proponer abordar  el  trastorno de personalidad narcisista que tiene muchos rasgos comunes con el trastorno antes mencionado y en ocasiones resulta difícil de distinguir. “Los sujetos con trastorno antisocial de la personalidad y trastorno narcisista de la personalidad comparten la tendencia a ser duros, poco sinceros, superficiales, explotadores y poco empáticos”. (Manual  Diagnóstico y Estadístico  de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría, 2013).

 

A nivel de la calle se define a una persona narcisista con el típico comentario “Persona que quiere  ser el niño en el bautizo, la novia en la boda y el muerto en el entierro”.

 

Siguiendo e l diagnóstico del DSM-5 (Manual  Diagnóstico y Estadístico  de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría 2013)

(pág. 662):

La característica esencial del trastorno antisocial de la personalidad es un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás, que comienza en la infancia o el principio de la adolescencia y continúa en la edad adulta. Este patrón también ha sido denominado psicopatía, sociopatía o trastorno disocial de la personalidad. Puesto que el engaño y la manipulación son características centrales del trastorno antisocial de la personalidad, puede ser especialmente útil integrar la información obtenida en la evaluación clínica sistemática con la información recogida de fuentes colaterales.

 

(pág. 664)

Criterios para el diagnóstico de F60.2 Trastorno antisocial de la personalidad [301.7] A. Un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás que se presenta desde la edad de 15 años, como lo indican tres (o más) de los siguientes ítems:

 (1) fracaso para adaptarse a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal, como lo indica el perpetrar repetidamente actos que son motivo de detención.

 (2) deshonestidad, indicada por mentir repetidamente, utilizar un alias, estafar a otros para obtener un beneficio personal o por placer.

 (3) impulsividad o incapacidad para planificar el futuro.

 (4)irritabilidad y agresividad, indicados por peleas físicas repetidas o agresiones.

 (5) despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás.

 (6) irresponsabilidad persistente, indicada por la incapacidad de mantener un trabajo con constancia o de hacerse cargo de obligaciones económicas.

 (7) falta de remordimientos, como lo indica la indiferencia o la justificación del haber dañado, maltratado o robado a otros

  1. El sujeto tiene al menos 18 años. C. Existen pruebas de un trastorno disocial (v. pág. 94) que comienza antes de la edad de 15 años. D. El comportamiento antisocial no aparece exclusivamente en el transcurso de una esquizofrenia o un episodio maníaco.

 

 

Trastorno narcisista: (págs.674, 675)

 

Características diagnósticas La característica esencial del trastorno narcisista de la personalidad es un patrón general de grandiosidad, necesidad de admiración y falta de empatía que empieza al comienzo de la edad adulta y que se da en diversos contextos Los sujetos con este trastorno tienen un sentido grandioso de autoimportancia (Criterio 1). Es habitual en ellos el sobrevalorar sus capacidades y exagerar sus conocimientos y cualidades, con lo que frecuentemente dan la impresión de ser jactanciosos y presuntuosos. Pueden asumir alegremente el que otros otorguen un valor exagerado a sus actos y sorprenderse cuando no reciben las alabanzas que esperan y que creen merecer. Es frecuente que de forma implícita en la exageración de sus logros se dé una infravaloración (devaluación) de la contribución de los demás. A menudo están preocupados por fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza o amor imaginarios (Criterio 2). Pueden entregarse a rumiaciones sobre la admiración y los privilegios que «hace tiempo que les deben» y compararse favorablemente con gente famosa o privilegiada. Los sujetos con trastorno narcisista de la personalidad creen que son superiores, especiales o únicos y esperan que los demás les reconozcan como tales (Criterio 3). Piensan que sólo les pueden comprender o sólo pueden relacionarse con otras personas que son especiales o de alto status y atribuyen a aquellos con quienes tienen relación las cualidades de ser «únicos», «perfectos» o de tener «talento». Los sujetos con este trastorno creen que sus necesidades son especiales y fuera del alcance de la gente corriente. Su propia autoestima está aumentada (por reflejo) por el valor idealizado que asignan a aquellos con quienes se relacionan. Es probable que insistan en que sólo quieren a la persona «más importante» (médico, abogado, peluquero, profesor) o pertenecer a las «mejores» instituciones, pero pueden devaluar las credenciales de quienes les contrarían. Generalmente, los sujetos con este trastorno demandan una admiración excesiva (Criterio 4). Su autoestima es casi siempre muy frágil.

 

Criterios para el diagnóstico de F60.8 Trastorno narcisista de la personalidad [301.81] Un patrón general de grandiosidad (en la imaginación o en el comportamiento), una necesidad de admiración y una falta de empatía, que empiezan al principio de la edad adulta y que se dan en diversos contextos como lo indican cinco (o más) de los siguientes ítems:

(1) tiene un grandioso sentido de autoimportancia (p. ej., exagera los logros y capacidades, espera ser reconocido como superior, sin unos logros proporcionados)

 (2) está preocupado por fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza o amor imaginarios

(3) cree que es «especial» y único y que sólo puede ser comprendido por, o sólo puede relacionarse con otras personas (o instituciones) que son especiales o de alto status

(4) exige una admiración excesiva

(5) es muy pretencioso, por ejemplo, expectativas irrazonables de recibir un trato de favor especial o de que se cumplan automáticamente sus expectativas

(6) es interpersonalmente explotador, por ejemplo, saca provecho de los demás para alcanzar sus propias metas

(7) carece de empatía: es reacio a reconocer o identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás

(8) frecuentemente envidia a los demás o cree que los demás le envidian a él

(9) presenta comportamientos o actitudes arrogantes o soberbio.

 

 

 

Para conocer bien el trastorno narcisista, suelo recomendar a los alumnos de psicología,  el libro de “Jezabel” de Irene Némirovsky, con el fin de que descubran a través de una buena descripción, este tipo de trastorno de la personalidad. En esta novela, el personaje de Gladys representa perfectamente una personalidad narcisista llevada al extremo. Gladys es una mujer que necesita ser admirada y envidiada, que vive obsesionada por ser bella y joven, tanto es así que miente sobre la edad de su hija, quitándola años a medida de que se hacía mayor, pero eso no era suficiente, también frenaba cualquier intento de que ella creciera, por la simple vanidad de no querer envejecer, poniendo todo su  afán de sentirse sublime , espléndida,  desear continuamente  ser el centro de las miradas, incluso dándolo prioridad,  por encima de la relación con su propia hija.

 

En adelante, sería una enemiga para su hija, lo sabía. Y esto la hacía sufrir. Necesitaba que la quisieran. Bien, la fiesta ha terminado, trató de burlarse, ya no podré hacerme ilusiones, seré una vieja. Da igual que parezca aún joven y hermosa; en mi corazón sabré que soy una vieja”.

 

“Quería a su hija. Siempre la había querido, pero de un modo caprichoso y frívolo con que quería todas las cosas. Su inconstante cariño alternaba con largos momentos de indiferencia”.

 

Irene Némirovsky t en su obra “El baile”,  también aborda la difícil relación entre una madre y su hija.

 

“ Esta niña que está siempre encima de mí, ¡otra vez me ha manchado e vestido con los zapatos sucios!, ¡al rincón, así aprenderás. ¿Me has oído?,¡ pequeña imbécil!. <y un día… por primera vez, un día había deseado morir. Ocurrió en una esquina, en medio de una regañina; una frase encolerizada, gritaba con tal fuerza que los viandantes habían vuelto la cabeza <<¿Quieres que te dé un guantazo? ¿Sí?, y la quemazón de una bofetada. En plena calle…(continua) Pero en aquel instante unos chicos salían del colegio y se habían reído de ella al verla. << Y ahora qué, niña>> ¡OH !, aquellas risas burlonas que la habían perseguido mientras caminaba, la cabeza gacha, por la oscura calle otoñal. Las luces danzaban a través de sus lágrimas. <<¿Aún no has terminado de llorar?”.

 

Irene Némirosky siempre mantuvo una relación muy complicada con su madre, y en ella se inspiró para crear algunos de sus personajes, representándola como una mujer superficial, vanidosa, manipuladora, cruel. La escritora  en todas sus obras, profundiza en la psicología de sus protagonistas de  una forma  aguda y precisa.  Al escribir cada una de sus novelas, perfila tanto sus personajes, hasta el punto de escribir a parte,  la biografía de cada uno de ellos, aunque tengan una relevancia menor en la historia, por eso los actores de sus novelas son tan completos,  perfectos, bien presentados y terminados.

 

La escritora rusa de origen judío, se instaló en París, con sus padres, cuando era ella era una adolescente. Se licenció en la Sorbona, posteriormente, en el año 1942 fue detenida y deportada Auschwitz, su marido escribió entonces una carta al mariscal Pétain para solicitar ocupar el puesto de su mujer en el campo de trabajo, y liberarla a ella. La respuesta que obtuvo fue ser deportado y asesinado  también como ella, en Auschwitz. La tragedia no acaba aquí, también sus dos hijas muy pequeñas fueron perseguidas, y se pasaron su infancia escondidas, gracias al buen hacer de personas como  su tutora, o las religiosas de un  convento. Destacar que en esta pericia, las niñas fueron en busca de su abuela materna, que vivía con desahogo y bienestar, pero su reacción fue de lo más inhumana, no las recibió y desde el otro lado de la puerta les gritó que se fueran a un orfanato.

 

Leer a Irene Némirosky es poder disfrutar por un lado de sus grandes relatos, y  a la vez , gozar de una  gran delicadeza y exquisitez literaria.

 

 

Bibliografía

American Psychiatric Association, Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. DSM-5.  Fifth Edition. ISBN 978-0-89042-554-1, Estados Unidos (2013)

Némirovsky I., Jexabel, Ediciones  Salamandra. Barcelona (2012)

Némirovsky I., El baile, Ediciones  Salamandra. Barcelona (2006)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

About Azul, verde y a veces gris

Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. Licenciada en Criminología por la Universidad Europea de Madrid. Máster en Perturbaciones de Audición y Lenguaje por la Universidad Autónoma de Madrid. Profesora de Educación Secundaria en Comunidad de Madrid. Jefa del departamento de Orientación en un instituto público de Madrid. Coautora del libro "Películas para trabajar en el aula" (2012). Autora del libro "Educando con cine" (2017)
This entry was posted in Reflexiones. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s