El buen maestro

 

 

El Buen Maestro de Oliver Ayache-Vidal

 

Existen varias películas que tratan el tema de la educación, gran parte  de ellas son de  Estados Unidos y de Francia, y éstas sin duda, están entre las mejores. Resulta  curioso que en la mayoría de las películas sobre educación los profesores protagonistas, lo sean  de lengua y literatura.

 

El Buen Maestro trata de Francoise Foucault, un catedrático de literatura  que imparte clase en el mejor instituto de París, un día en la presentación de  un libro de su padre, comenta que el fracaso escolar se debe en gran medida porque que el profesorado que da clase en los institutos conflictivas carece de experiencia docente,  y aclara que se necesitarían maestros  con muchos años en ejercicio para desempeñar  ese trabajo en esos institutos de los suburbios, esa opinión es escuchada por una funcionaria del Ministerio de Educación, que termina proponiéndole,  que durante un año enseñe en un instituto con alto fracaso escolar, y al finalizar realice un informe. Él no está nada convencido de dejar su elitista instituto, pero se siente en cierto modo presionado y accede.

 

A su llegada al nuevo centro se encuentra con una plantilla joven, donde algunos de ellos le miran con cierto recelo,  piensan que viviendo Foucault de donde viene, no resistirá. Foucault  se encuentra con  alumnos muy diferentes, de  los que estaba acostumbrado, muchos de ellos no quieren estudiar, proceden de familias inmigrantes, ha pasado de  una clase monocolor  a una  multicolor, multirracial, multicultural.

 

Si bien el primer trimestre termina siendo un verdadero desastre, Foucault no se deja llevar por la inercia o rendirse, se replantea otra forma de impartir clase, coloca los pupitres de distinta manera y parte de un centro de interés,  sabe introducir despertando la  curiosidad en los adolescentes, el libro de Victor Hugo, “Los miserables”, en cierto modo muchos de ellos son “los miserables del s.XIX”.

 

Estableciendo un paralelismo con algunos de los institutos donde he impartido clase, cuantas historias hay detrás  de los estudiantes,  auténticas novelas que podrían haberse sacado de cualquiera de las narraciones  de Dickens. Son tantas las anécdotas, chicos que a pesar de las ayudas que reciben de  Servicios Sociales, Cáritas… no tiene dinero para unas gafas, y  se hace un fondo entre el profesorado para que el alumno pueda ver bien, o se dona ropa de forma anónima, para aquel que viene en sandalias y sin calcetines en pleno  invierno, o para de aquel otro que cada vez son  más  grandes los agujeros de su jersey.

 

El  instituto francés que aparece en la película, representa a tantos otros,  y  muestra con  un ejemplo sencillo lo que es  “La resignación aprendida”. Cuántos y cuántos alumnos tras ir de fracaso en fracaso, se sienten tan torpes e incapaces de resolver un ejercicio sencillo, piensan que no  pueden hacerlo. Esta teoría está inspirada en la “teoría la indefensión aprendida” del psicólogo Martin Seligman .

 

La mayoría de las películas que abordan el tema de la educación escolar transmiten el mismo mensaje, si la forma de dar clase no llega a los alumnos, hay que cambiar la metodología, buscar soluciones creativas, aprendizajes significativos, teniendo que ser  más comprensivos y flexibles a la hora de aplicar las sanciones, teniendo en cuenta la persona, lo que hay detrás de cada estudiante, sus circunstancias, no tirar la toalla,  creer en ellos.

 

En “El buen profesor”, cuando el protagonista  propone la salida a Versalles,  genera un gran recelo entre sus compañeros, la mayoría de los maestros consideraba que lo único que se podía hacer con esos chicos es ir a un parque temático. Se demuestra y no es solo cine, que cuando se intenta confiar en los chicos y abrirles otros mundos más allá de ir a Disney, sí que responden, asimilan nuevos conocimientos  y además  lo pasan bien. Existe cierto escepticismo entre los profesores,  cuando conocen las buenas calificaciones obtenidas por  alumnos, de  Francoise Foucault,   consideran que les ha regalado las notas, incrédulos de que él ha podido lograr con estos muchachos, lo que a ellos les resulta imposible, tal vez porque se les ha olvidado preguntar ¿por qué? . ¿cómo?, ¿cuando dejaron de pensar en que sus alumnos no eran capaces?.

 

 

Se observa con respecto al sistema educativo español, la importancia del “usted” en Francia, y  que  en aquellas situaciones que llevarían allí a un cambio de centro, están muy lejos ser causa de la misma sanción aquí. Las expulsiones excepto en casos muy extremos, nunca son la solución, se trasladar un problema, y al expulsado le aleja aún más del sistema educativo.

 

Otros aspectos que me han parecido interesantes es ver a Foucault, trabajando en casa, buscando recursos y estrategias, para motivar a los alumnos o salvarlos de una expulsión. Tanta fama tienen los profesores de vagos, pero pocos conocen las horas de tarde y de sueño que se comen los maestros, preparando, corrigiendo, estudiando…

 

Se refleja en esta película, también la figura del profesor, generalmente más profesoras, que sufren mucho tras impartir la clase, el difícil equilibrio, de ser flexibles sin llegar a ser blandos, conseguir el respeto sin atemorizar…

 

Me gusta por acertado el comentario que hace un profesor “A medida de que se acercan las vacaciones de invierno, los profesores están más cansados y se ponen más consejos de disciplina”

 

El papel muy secundario en esta película es el  de la profesora de música, que como muchos   profesores de música de institutos reales, consiguen que alumnos de distintas edades, estudiosos o no, con buen o mal comportamiento canten sin desafinar hasta llegar a emocionar…, es una labor tan increíble, en la que uno termina entendiendo al flautista de  Hamelin.  No sé si la música amansa a las fieras, pero lo cierto es que los maestros de música realizan y logran   algo mágico, y al final,  tanto en los intérpretes como en los que escuchan se sientien bien.

 

A Francoise Foucault, le invitan sus compañeros a una fiesta, aunque dice que no acudirá, luego aparece en la celebración, ¿una forma de intentar integrarse en el grupo o conocer la forma de divertirse de sus compañeros?.

 

“Estadísticamente todo se explica, personalmente todo se complica“Tengo doce años y medio y no he hecho nada” estas dos citas del libro “Mal de escuela” escrito por Daniel Pennac, el que fuera un mal alumno y que  acabó siendo un excelente profesor y  buen  escritor.

Quiero comentar estas dos frases,  siempre lo que cuentan son los resultados estadísticos, que además luego se comparan con los datos  de la zona, y luego con los de la Comunidad Autónoma, y finalmente con el resto del país.

Lo importante es el análisis numérico de cada centro,  dos o tres absentistas en la clase rompen los resultados, hay que tener en cuenta la realidad de cada institutos,  en alguno de ellos se presentan alumnos nuevos , procedentes de otros países,  cada quince días, generalmente son alumnos  mal escolarizado, procedentes de otro sistema educativo, con unos niveles que presentan un desfase superior a dos cursos. Escuelas con un elevado número de expedientes en Servicios Sociales,  chavales que nunca han hecho nada, porque les falla lo más elemental la familia, los recursos.., pero aun así algunos de ellos con más resilencia que otros,  obtienen el título de Educación Secundaria, Bachillerato…

 

Lo que no miden las estadísticas son los valores de respecto a la diferencia y aceptación a la diversidad, en bastantes de estos institutos, que acabo de referir,  existe una buena integración y convivencia  entre perfiles de alumnado muy dispares, a modo de ejemplo relato la siguiente anécdota, en uno de los institutos donde he trabajado, había un niño que cada persona adulta que le conocía lo calificaba de raro, muy raro. Tras meses y meses se logró localizar a su madre, se le entregó un informe para que pidiera cita en Salud Mental, nunca le llevó, como   tampoco nunca le llevó al parque, o como tampoco en ocasiones le preparó comida. Sus primeras redacciones estaban plagadas de muertes solitarias y asesinatos macabros, le interesaban los temas de los demonios y los espíritus, Al muchacho ermitaño, se le acercaban los Alumnos Ayudantes, para que no estuviera aislado en el recreo, poco a poco por el mismo encontró su sitio, empezó a entablar amistad a través del ajedrez que se prestaba en los periodos de descanso, sus redacciones pasaron del tema de la muerte, a la enfermedad pero siempre curable, … En las sesiones de habilidades sociales, los compañeros ante la mirada de extrañeza de la educadora social con respecto a este chico, la dicen: “Ya le conocerás, tiene sus cosas, le gusta ir a lo suyo, pero es  un buen chico”, esta forma de presentarle con cuidado y respeto por parte de los demás estudiantes, le encantó e le impresionó a la trabajadora . Este chaval se fue a vivir a un barrio situado al otro extremo del instituto, pero lejos de cambiarse prefirió madrugar más de una hora para llegar a las clases en ese instituto, y regresar a su casa,  otra hora más tarde, si se le pregunta por qué, contesta: porque aquí me tratan bien, me siento a gusto.

 

Desde el departamento de Orientación se tiene el privilegio de conocer la otra cara, de esos alumnos que están llenos de partes y plagados  de suspensos. Cuando ellos te dejan entrar, descubres su vulnerabilidad, sus miedos, su ira, sus frustraciones, su carencias, sus miserias e incluso, en ocasiones,  sus grandes traumas.

 

Mc Court , el escritor de “Las cenizas de Ángela”, escribió otro libro autobiográfico “El profesor” , en el que cuenta su experiencia como profesor de literatura, en barrios marginales en Estados Unidos. Extraigo algunas frases  de este libro: “Se admira y se premia a los médicos, a los abogados, a los generales, a los actores, a la gente de la tv y a los políticos. No a los profesores. La enseñanza la fregona de las profesiones”. “Dentro de la escala social los maestros, los docentes que luchan diariamente en la enseñanza obligatoria pública, máxime los que instruyen a adolescentes difíciles en centro difíciles, son el colectivo menos reconocible de toda la jerarquía profesional”.

Cuantas veces se realizan comentarios  del tipo : ”los  que se dedican a la enseñanza son los no logra triunfar en otra profesión”, que sociedad es ésta, en la que se confía tan poco en las personas que van a enseñar a toda una futura generación, que poco valor se da al hecho de enseñar, educar… F. Mc Court también se refiere  a la esperanza de los profesores jóvenes que quieren cambiar las cosas, que desean parecerse a esos profesores protagonistas de las películas, que en  una hora y media, cambian esos chicos marginados y rebeldes. “En el aula de secundaria eres un sargento de instrucción, un rabino, un hombro sobre el cual llorar, un disciplinador, un cantante, un académico de bajo nivel, un oficinista, un arbitro, un payaso, un consejero, un inspector de uniformes, un conductor, un apologista, un filósofo, un colaboracionista, un bailarín de zapateo americano, un político, un terapeuta, un tonto, un policía de tránsito, un cura, una madre-padre-hermano-hermana-tío-tía, un bibliotecario, un crítico, un psicólogo, la gota que derramó el vaso”.

“Huelen si estás por enseñar algo de verdad, gramática o lo que sea, y te cortan el paso antes de que lo intentes. Obsérvalos. Están en esto hace años, once o doce y no hay nada que no sepan sobre los profesores”. “De modo que para ellos los profesores viene y se van, de todo tipo; viejos, jóvenes, severos, bondadosos. Los chicos observan, escudriñan, juzgan. Saben de lenguaje corporal, tonos de voz, conducta cafetería.”

Trabajar con adolescentes no es sencillo, motivarlos, lograr que estudien, que se esfuercen y aprendan…, se escriben tratados y tratados,  con alguno de ellos  se consigue, pero hay otros que se quedan en el camino, sin rumbo, desnortados, han fallado todos los pilares, familiares, sociales y educativos. Son muchas las veces que se  asiste a reuniones con especialistas de todos los perfiles, salud mental, servicios sociales, fiscalía, educación y pasan los años y el problema sigue enquistado, sin resolver, mientras  el adolescente se halla más perdido, más machacado, más  hundido, más a abocado a una cadena de fracasos.

 

Dedicarse a la enseñanza exige venir ya llorados de casa,  cuando alguien trabaja como profesor sin que le guste tu trabajo, supone el tener que enfrentarte a un grupo de chicos y chicas a diario, sin contar con las familias, inspección y demás, y todo ello, puede desestabilizar emocionalmente.  Algunos  de los que ejercen esta profesión , los menos,  pasan,  sin importarles nada absolutamente, otros sin embargo,  caen en depresión, pero  la gran parte del profesorado enseñar les gusta,  el enfrentarse  a  casos difíciles,  es considerado como  retos de superación de los alumnos y de ellos mismos,  son aquellos docentes que  saben que la enseñanza saca lo mejor de sí mismos.

 

Considero que sería interesante realizar un taller con docentes, en las que se trabajará la resolución de conflictos y el tema educativo, a través de películas que aborden el tema de la enseñanza.

 

 Listado de  algunas películas, y  documentales que abordan el tema de la educación.

 

España:“La lengua de las mariposas” de Jose Luis Cuerda. “Vivir es fácil” de David Trueba. “Entre maestros” de Pablo Usón.

Francia: “Los chicos del coro” de Barratier. “Los 400 golpes de Truffaut”, “La piel dura” de Truffaut. “El pequeño salvaje” de Truffaut. “La escurridiza o como evitar el amor “ de Abdellatif Kechiche. “La profesora de historia” de Marie-Castille mention-Schaar.  “La clase” de Laurente Cantet. “Ser y  tener” de Nicolas Philibert. “Hoy empieza todo” de Tavernier. “ El buen Maesto” de Oliver Ayache-Vidal.

Alemania: “La ola” de Dennis Gansel.

Italia:“El maestro” de Giacomo Campiotti. “María Montesorri , una vida dedicada a los niños” de Gianluca Maria Tavarelli.

Reino Unido:“Rebelión en las aulas” de James Clavell.

Alemania: “La Ola” de Dennis Gansel

EEUU: “Semilla de maldad” de Richard Brooks. “El club de los poetas muertos” de Peter Weir. “Mentes peligrosas” de John N.Smith. “El milagro de Ana o, Sullivan” de  arhur Penn.  “El gran debate” de  Denzel Washington.  “Cadena de favores” de Mimi Leder.  “Precius” de Lee Daniels. “Diarios de la calle” de Richard LaGravenese. “La sonrisa de la Mona Lisa” de Mike Newell. “Escuela de rock”” de Richard linklater. “Matilda” de Danny DeVito. “Escuela de rebeldes” de John G. Avildsen. “Adiós, Mr Chips” de Herbert Ross. “Whiplash” de Damien Chazelle.   “Esperando a superman” de Davis Guggenheim. “El profesor” de Tony Kaye.  “ El club del Emperador” de michael Hoffman. “Profesor Holland” de Stephen Herek. “Descubriendo a Forrester” de Gus Van Sant. “Cero en conducta” de Adam Rifkin. “Al frente de la clase” de Peter Werner.

Cánada: “Monsieur Lazhar” de Philippe Falardeau

Rusia: “El primer maestro” de Mijalok-Konchalovski

China: “Ni uno menos” de Shi Xiangsheng

Agentina: “La educación prohibida” de German Doin

India: “Estrellas en la tierra” de Aamir Khan

Iran: “Lpizarra” de Samira Majmalbaf.

Israel: “Profesora de pravulario” de Nadav Lapid

 

Bibliografía

Pennac, Daniel: Mal de Escuela, Mondadori. Barcelona, 2008.

McCourt:, Frank El porfesor. Madrid, 2005

Advertisements

About Azul, verde y a veces gris

Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. Licenciada en Criminología por la Universidad Europea de Madrid. Máster en Perturbaciones de Audición y Lenguaje por la Universidad Autónoma de Madrid. Profesora de Educación Secundaria en Comunidad de Madrid. Jefa del departamento de Orientación en un instituto público de Madrid. Coautora del libro "Películas para trabajar en el aula" (2012). Autora del libro "Educando con cine" (2017)
This entry was posted in cine. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s