“Nos veremos allá arriba”

.imagemas alla.

“Nos veremos allá arriba” es una película francesa del director Albert Dupontel. La película es un ataque a las guerras y a todo  su  destrozo… ciudades, vidas,   cuerpos y   almas.

 

El argumento está contado de una forma muy visual con  imágenes muy cuidadas. Comienzan la historia con la figura  de un pastor alemán corriendo por el estrecho pasillo de las trincheras, tanto el animal, como los soldados y  la tierra, tienen todos ellos  los mismos tonos ocres, marrones y amarillentos.

Ambientada al final de la I Guerra Mundial, dónde los peores enemigos no están siempre  en el bando contrario, a veces se cruzan esos seres fríos, sádicos y crueles, que se niegan a terminar una guerra, cuando ya se tiene la orden de finalizarla.

Y como  suele ocurrir se presenta también ante el  contraste de seres pérfidos,  a otros que cuya solidaridad y humanidad conmueven, enternecen y disculpan cualquier error.

Narrada en ocasiones con humor negro, en otras como si de un cuento se tratase, se  va adentrando en las luces y en las miserias  de los distintos personajes.

Dentro de la película, se encuentran escenas de especial dureza, cuesta soportar el dolor del joven al descubrir su rostro  al que la batalla le ha dejado desfigurado.

Las belleza de las máscaras, donde una simple línea cambia una emoción, donde cada semblante que representa es una metáfora… la cabeza de caballo,  la careta del león construida  con dinero, ese hermoso rostro de pavo real  tan azul…, como sus ojos turquesa.

La crítica a la guerra, a la posguerra  es constante, hombres como buitres , el negociar con la carroña, con el sufrimiento de las gentes… Esa guerra que derrumba todo, hasta los valores éticos propios cuando está por encima la amistad, esa amistad que un día también explota y se gritan puñales….

No faltan las contradicciones propias de la naturaleza humana, el no querer existir, el deseo de no ser hallado, pero a la vez el anhelo desesperado  de ser encontrado, de ser querido y de ser aceptado.

Una película  llena de  sensibilidad y  detalles, como la firma del artista, con  la forma de su propio rostro.

Hay tres momentos que causan asombro, sorpresa en el espectador, los tres emocionan, y cortan la respiración. Uno de esos instantes golpea fuerte  y se tienen ganas de gritar para decir…, los otros dos hacen sentirse bien, sobretodo uno de ellos, con ese final  tan propio de los cuentos tan cruentos de niños, pero que en ocasiones, en la realidad también suceden, o al menos deseamos y soñamos que así sea.

 

 

 

 

Advertisements

About Azul, verde y a veces gris

Licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. Licenciada en Criminología por la Universidad Europea de Madrid. Máster en Perturbaciones de Audición y Lenguaje por la Universidad Autónoma de Madrid. Profesora de Educación Secundaria en Comunidad de Madrid. Jefa del departamento de Orientación en un instituto público de Madrid. Coautora del libro "Películas para trabajar en el aula" (2012). Autora del libro "Educando con cine" (2017)
This entry was posted in cine. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s